lunes, 19 de noviembre de 2007

Ahora que el burro se nos ha acostumbrado a no comer...

Cuenta un popular chascarrillo que un avaro señor trataba de que, a fin de ahorrar, su burro dejase de comer. Al cabo de un mes el burro se murió y el hombre se compadecía: "vaya, ahora que el burro se nos había acostumbrado a no comer, va y se nos muere".

Como todo hijo de vecino, tras el fiasco del Mundial quise que Luis cumpliese su promesa y abandonase el cargo. Mis críticas hacia él no eran tanto técnicas o tácticas sino el haber sido injusto consigo mismo. Yo creí en él como en el primer entrenador que se iba a enfrentar a la prensa nacional y en el mundial me falló. Contra Francia, que jugaba con dos tractores en el medio del campo como eran Vieira y Makelele se plegó a la presión mediática y sacó a los jugones en el centro. El resultado fue que los tractores nos araron el medio del campo y nos tiraron de la máxima competición.


En la fase de clasificación el seleccionador, tal vez pensando que le quedaban dos telediarios en el cargo, o espoleado por el incumplimiento de su propia promesa de abandonar, tiró por la calle de en medio. Albelda volvió al equipo y fue probando (posiblemente porque no tuvo mas remedio por las lesiones) hasta que encontró ese equipo que por primera vez en muchos años ha jugado a fútbol de verdad con la camiseta roja.

La presión que ha sufrido para alinear al madridista Raúl ha sido descomunal. Pero a Luis ya le da igual. Haciendo lo que los medios querían había recibido todos los palos del mundo y decidió morir matando. Y ahora Luis es el que yo esperaba cuando se le fichó como seleccionador. Y ya ha anunciado que se marchará tras la Eurocopa. Ahora que el burro se nos había acostumbrado a no comer, va y se nos muere.


2 comentarios:

www.checheche.net dijo...

Resumen de mi interés por la selección: zzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzz


Little

pablet21 dijo...

Después del mundial Luis comenzó a tener una idea clara de lo que quería. Fuera Raul, dentro gente joven y ambiciosa, con algún veterano que rinde como si no lo fuera tanto. Futbol de toque y paciencia, con un medio campo repleto de calidad. Es casi imposible robarle el balón a cualquiera (Silva, Cesc, Iniesta o Xavi), con Albelda de escudero y Villa abriendo huecos para las llegadas de segunda línea. Por supuesto, el Guaje, si la tiene, ya sabemos que irá para adentro.

Si esta es la idea de Luis: A morir por ella!

ÚLTIMOS TWEETS