domingo, 23 de noviembre de 2008

Un partido para hombres.

.
En fútbol me gusta observar la habilidad, la técnica, esa destreza que convierte a los hombres en estrellas, jugadores que son capaces de hipnotizar al atento espectador con la magia de sus pies. No fue el caso del partido de ayer, pero en ello tuvo su atractivo. Disfruté viendo esos dos equipos de jabatos bregando el centro del campo, atentos a sus marcas, tejiendo una telaraña con la que maniatar las ideas rivales y esperando que la genialidad de los punteros definiese el partido.

En medio de la batalla, dos guerreros impusieron sus armas:

Baraja, quien puso su inteligencia y esfuerzo para ayudar al grupo. Pedía el balón, se adelantaba, trataba de romper la fuerte presión del belicoso Sevilla. Los hay que se creen eternos capitanes y hay otros que demuestran que lo son y serán aunque no lleven brazalete.

Marchena, el musculoso de la película, fue el mejor del centro. Cortaba el juego contrario, daba sentido táctico al partido, pegaba si era necesario a los rivales y sacaba el balón con eficiencia. Cualquier parecido con Albelda era pura coincidencia.

Lástima que el penalty no visto por el arbitro o que la Fortuna, esa jugadora tan importante en el fútbol, no le dejara caer algún balón a Villa con el que desigualar el resultado.

5 comentarios:

CHEdigital dijo...

A mí Baraja no me gustó nada en la creación del juego.
Marchena, en principo, con Albiol y Alexis es el único hueco que le queda para jugar.

Desgraciadamente, habiendo salido los dos de una lesión, Baraja tiene techo y Marchena no.

Little dijo...

A TONI...
Marchena sí tiene techo... y es la presión mediática e interna del club a favor de Albelda.
Baraja lo que tiene es el final de su carrera en la élite a la vuelta de la esquina.

hoser dijo...

Sí, Baraja jugó bien, pero mi solamente queja sobre él es que él can' t separó la ofensa como él parece preferir el derecho, o por lo menos él hizo contra Sevilla.

CHEdigital dijo...

Little, sabes mi opinion sobre Albelda y vería bien que de vez en cuando Marchena (o quien sea) sentara a Albelda, es más, es necesario. La presión es que el valencia gane o eso es lo que debería ser.

Referente al techo de Baraja, me refería a la edad, evidentemente es un gran jugador que aún tiene minutos en el Valencia.

JL dijo...

Cuando Baraja tiene quien le hace el trabajo sucio al lado, es capaz de templar el balón, levantar la cabeza y no soltarlo hasta que ve a alguien susceptible de llevarlo a barraca. Para eso es único. Dejemos que nos dé sus postreros minutos de buen fútbol.

ÚLTIMOS TWEETS