martes, 30 de diciembre de 2008

No es mas que un hasta luego.

.
Y que sea solo un "hasta luego" no es lo peor, lo peor es que la operación tiene muy poco sentido. Nos deshacemos de un delantero, que si bien no es del estilo que quiere el entrenador, lo hacemos sin sacar nada a cambio, con buenos números anotadores en relación a los minutos jugados y lo sustituimos con la recuperación de Angulo para la delantera.

Entendería una venta debido a la situación económica, pero en Valencia no vendemos. No nos equivoquemos, gran parte de la complicada situación que atraviesa el club es debida a las ruinosas operaciones deportivas del último año y medio. No hacemos mas que perder dinero. Y no, no se trata de vender a las estrellas, o sí, si a ello se acompaña una planificación deportiva sensata, sino que somos absolutamente incapaces de vender a nadie desde que se fue Carboni. Navegando por Internet me he encontrado este artículo antiguo (ver).

En él se habla de la españolización de la plantilla con la llegada de internacionales, de Morientes, de Del horno y la probable de Joaquín, del fichaje del máximo goleador del Calcio (que salió rana), de la recuperación de dos jovenes valores desconocidos como Silva y Gavilán. A ellos habría que añadir, un tiempo después, a Mata, Alexis y al mismo Hildebrand.

Pero ello con todo no fue lo mas importante. Mas importante fueron la salida de jugadores que se había desvalorizado pero que sin embargo se fueron aportando dinero en la caja del Valencia. Se habla de Mista (7 millones de euros), se habla de Aimar (12 millones de euros) se habla de Corradi (1'5 despues de un año cedido), se habla de Rufete (veterano que se marcho gratis), Di Vaio (gratis), Ayala (al que no se le renovó). Estamos hablando de una serie de jugadores de los cuales el único que tenía mercado era Pablito. El resto eran jugadores deportivamente destrozados y en el peor de los casos se fueron sin que al club le costara un centimo. En la actualidad si el jugador tiene mercado (casos Hildebrand o Zigic) sale del Valencia gratis o cedido. Si el jugador no lo tiene o se queda en el club (Albelda) o se le paga la totalidad de los años firmados (Helguera).

La buena gestión deportiva no consiste solo en comprar al jugador del momento, sino que también consiste en saber vender tus saldos. Vender a Silva o a Villa es tan fácil como comprar a Cristiano Ronaldo con un cheque en blanco. Lo difícil es fichar a Mata libre, vender a Corradi o encontrarle un club a Di Vaio o Rufete para no tener que pagarle el resto de la ficha. Lo difícil es saber que puedes vender a Aimar porque un chaval que tienes cedido en segunda división va a hacerle olvidar.

Cuando las cosas se hacen mal, suelen salir mal. Tenemos una plantilla que en el último año y medio se ha devaluado y encarecido a partes iguales y en ello han habido y siguen habiendo muchos responsables.

1 comentario:

Little dijo...

¿Pero no era la panacea Fernando??? jojojo

ÚLTIMOS TWEETS