lunes, 23 de marzo de 2009

Reflexiones sobre el dibujo táctico.

Me encanta la táctica en general. Me gusta ver jugar a los equipos y fijarme en como juegan, como se distribuyen el campo, observar las coberturas, los apoyos si estos son en general de desmarque o de ruptura, si se marca al hombre, si se marca la zona, si se prefiere el juego directo o el elaborado, etc... Esa es mi visión utópica del puesto de entrenador. Como aquel General que desde una colina observa el campo de batalla donde sus tropas intentan vencer el flanco mas débil del ejercito contrario para llegar a su objetivo.

Y creedme: no hay ningún sistema táctico infalible. Hemos visto a entrenadores con disciplinas tan distintas como Clemente o Cruyff conseguir grandes logros. Lo importante no es la táctica sino dar con las diferentes teclas que hacen que determinados jugadores ocupen racionalmente el terreno de juego, dominen a los rivales y ganen los partidos.

Por todo ello, no creo que modificar el dibujo y enlazar a tres medio-centros en el campo, sea un detalle de tanta importancia. O sí. Me explico:

El trivote

Es ahora el sistema de moda gracias al buen hacer del Barcelona. Los mediocentros allí se distribuyen colocándose, uno con funciones mas defensivas en el centro y dos medio centros, con mas movilidad de lo que permitiría un doble pivote, con funciones de organización y llegada.
Una de las ventajas que aporta este sistema es que el mismo terreno de juego se divide entre tres jugadores, lo que te permite un menor esfuerzo físico. Sin embargo este sistema no te permite el uso de un media punta que una la delantera con el medio del campo. Por ello los medio-centros tienen que adelantarse y tener llegada, si no es difícil atacar bien. En el partido de hoy, contra el Racing, Baraja se encontraba en el vertice de ese triangulo invertido. Sus cualidades organizativas se solapaban con Fernandes y Edu. Sus cualidades defensivas y físicas no son las de Maduro.





Si el equipo rival presiona de forma que dificulta tus medio-centros se sumen al ataque agrupando gente en el medio, debes trasladar la batalla ofensiva a las bandas. Los medio centros no suben tanto y cubren las espaldas de los laterales que se suman al ataque y tratan de crear situaciones de superioridad junto a los extremos por banda. Cuando esto sucede, si tus laterales son Moretti por la izquierda y Albiol por la derecha te dificulta enormemente el juego, porque el juego de ataque no se encuentra en sus virtudes.








El doble pivote

En la segunda parte Unai ha tratado de solucionar el problema anterior al dar entrada a Albelda. Con ello pretendía liberar a Baraja de ser el stopper del trivote y con ello enviarle mas hacia delante. Sin embargo, la injusta expulsión de Alexis provocó que el que fuera a ser el stopper, bajara a la posición de central por lo que Fernades y Baraja se convirtieron en un doble pivote. Los dos robaban y los dos subían. Fernandes mas defensivo, Baraja se iba hacia arriba para dar el maravilloso pase que dió origen al gol de Mata. La posición inicial de Albelda se demostró absolutamente inservible en el partido de hoy.
Sin embargo un doble pivote formado por Edu y Baraja carecería de condiciones físicas y defensivas que se requieren o del mismo modo un doble pivote con Albelda tampoco es efectivo al dejar la carga de organización y llegada en su compañero.




1 comentario:

Little dijo...

Siempre se puede poner a Albelda vestido de lagarterana en el mediocentro para despistar a los rivales... o a Fernandes con un Ipod y la música de Amy a toda leche... o a Edu y Baraja con el pijama del hospital para ir adelantando sus futuras rehabilitaciones....

ÚLTIMOS TWEETS