martes, 27 de julio de 2010

14 años después el Valencia da la razón a Mijatovic


¡Que jóvenes eramos en 1996! Y con la juventud eramos ilusos, inocentes y tal vez por ello creíamos que ser del Valencia era algo especial. Algo que no tenían los mas ricos madridistas o culés. Ser del Valencia era una cuestión de orgullo. Por aquello nos tomamos tan a la tremenda la marcha de Pedja al Madrid. El montenegrino había sido nuestro ídolo y nos había decepcionado. ¿Recordáis los argumentos de nuestros amigos madridistas? Nos preguntaban que que es lo que haríamos nosotros si otra empresa nos pagara mas, nos decían que era normal irse por aspirar a títulos mas importantes. Pero nosotros nunca le perdonamos. Recuerdo estar en Mestalla y con Mijatovic de visitante, escuchar a todo el público silbando al traidor en cada balón que tocaba. "Judatovic" había actuado, tal vez, racionalmente pero con su conducta despreció a un club y una afición que le había dado mucho y estuvo carente de principios.

Ahora, catorce años después, el Valencia ha estado tan elegante con Marchena como en su día estuvo Mijatovic con este club. Tal vez (aunque yo no lo creo) la actuación del club presidido por Manuel Llorente sea racional, como fue la de Pedja, tal vez sacar dinero sea lo mejor, como lo fue para el montenegrino irse al Madrid (hasta hace poco aun le ha servido para chupar del bote), pero no es una actitud elegante y el valencianismo debiera sentirse avergonzado ante la falta de principios de sus dirigentes.

Haciendo un paralelismo, catorce años después, el Valencia ha actuado como Pedja Mijatovic. No ha agradecido al capitán su profesionalidad, su elección por el club antes que por los compañeros, sus momentos de integridad cuando el entorno le pedía no ganar la copa o cuando desde el vestuario se escuchaban incitaciones a la derrota mientras siguiera aquel entrenador. Se le ha malvendido pese a que el entrenador declarara públicamente contar con él. Se le ha ofrecido a precio de saldo por toda Europa. Y es que Marchena molestaba. Debía ser incomodo para ciertas personas cruzarse contigo por Paterna y mirar a los ojos a un señor que les podía dar clases hasta hartarse de profesionalidad, de caballerosidad e incluso de calidad tanto humana como futbolística.

Gracias Carlos y aunque con tu marcha refuerces a un rival directo, no es culpa tuya que, en la estupidez de nuestros dirigentes, siquiera se considere como una idea a tener en cuenta la venta de nuestro mejor defensa al Villarreal. No, no es culpa tuya. Como viviste en la piel de tu compañero y amigo Rubén Baraja, la importancia de lo que dejáis atrás no radica en la que os reconocen un grupo de calvos directivos. La importancia, la verdadera, es haber conseguido grabar vuestros nombres con letras de oro en nuestra memoria. Que dentro de unos años, muchos podamos decirle a nuestros hijos que nosotros vimos jugar a Marchena, un jugador que consiguió el record guiness de imbatibilidad con la selección mientras era jugador de nuestro club, un tipo integro, trabajador, con carácter... ¡un capitán!

2 comentarios:

Valent dijo...

Lo pitjor de l'eixida de Marchena no es que es quede un forat en la medular (que no es lesione ningú!!!) o la poca talla dels centrals, que salvo que Alexis es centre, es poca cosa... sino la ausenscia de liders naturals en el vestidor...

Juan Al dijo...

Lo mejor de todo es que encima la economía nos está matando y Lolo se permite el lujo de regalarlo

ÚLTIMOS TWEETS