domingo, 13 de febrero de 2011

La insoportable densidad del resultado

Se me podría llamar oportunista, lo acepto pero habríamos de convenir que en este tema los hay que lo son mucho mas que yo y con menos argumentos. Tal vez esté pensando en el director de Superdeporte que pedía la renovación de Albelda tras un empate en este periodo sin él, después de cuatro victorias seguidas en las que estuvo a otros temas. Lo cierto es que no me importa lo que me llamen. De hecho, los que pensamos como yo, hemos tenido que soportar que nos digan que no somos objetivos, que Albelda juega bien, que solo lo criticábamos por la demanda, etc..

El hecho cierto es que viendo el partido ayer me venía a la mente estas estadísticas que puse en este blog allá por mayo del 2009:
Tras ello vino la salida al ruedo de Llorente diciendo que era indispensable, el criterio de Braulio diciendo que había que renovarle, la prensa y el sursum corda adorándole y el entrenador que durante dos años lleva cargando con la culpa de alinearle. Como consecuencia la prensa siguió arreándole al mas débil, a Unai, diciendo que era incapaz de ganar en un campo grande. La crítica era valida, los argumentos, sin embargo, no.

El Valencia ha encadenado una racha de victorias que le han acercado mucho a la próxima champions desde la lesión de Albelda. Por fin ha llegado la victoria en un campo importante. Muchos eramos conscientes de que esto no pasaría hasta que se lesionara el susodicho porqué Unai no tenía ni el poder ni la autoridad para hacerlo por decisión propia.

Y es que, pese a que el juego del Valencia sigue siendo ramplón, el medio del campo ha estado inmenso en estos partidos. Volvemos a tener un equipo peleón, un centro del campo rocoso que los rivales tratan de eludir por las bandas. Gente joven, que corre, mediocentros que llegan al final del partido subiendo por la banda y creando el gol de Joaquín, jugadores que son capaces de tocar el balón. Desde que se lesionó el seis terminamos todos los partidos con mayor posesión que el contrario, los balones largos desde la defensa hacia la delantera practicamente han desaparecido y los resultados aplauden esta mejora.

Soy consciente, pese a todo esto, que saldrá gente diciendo que con Albelda se juega mejor... como si alguna vez él hubiera participado de la creación del juego. Ni cuando hace años fue el mejor stopper de Europa.

Así que recordando a mi escritor favorito, el checo Milán Kundera y a su obra mas famosa "la insoportable levedad del ser", citaré como titulo mas apropiado para esta entrada "la insoportable densidad del resultado". Y es que los hechos son una insoportable verdad para muchos.

3 comentarios:

Juan Al dijo...

Kundera es más coñazo que Albelda en rueda de prensa.... y sí, ahora a ver como justifican que Albelda deba seguir cuando no hace falta y menos con su ficha desorbitada... como tampoco hacían falta Baraja, Marchena, Villa y Silva. De Vicentín ya ni hablo.

Drakul dijo...

Eso es porque empezaste con "la insoportable levedad del ser", leete el libro de los amores ridículos y si no te quedas prendado de Kundera te invito a cenar.

Ángel Ruiz dijo...

Otra de las consecuencias positivas de la buena racha es esa. Cae por su propio peso la continuidad de Albelda en este equipo. Después de desprenderse además de gente como Baraja y Marchena. Tantos resultados no son casualidad y la citada ausencia influye

ÚLTIMOS TWEETS