martes, 23 de octubre de 2007

Gracias Juan Antonio


Hoy me salgo de mi habitual discurso futbolístico. Han sido unos días muy tristes para mi desde que el pasado 21 de octubre descubrí que Juan Antonio Cebrian nos había abandonado.

El Cerbi fue uno de los culpables de mi amor por la radio. Me ha acompañado en más noches y durante más tiempo de lo que lo ha hecho nadie. Hablándome al oído. Contándome historias de héroes de leyenda, de espías, de ovnis o aterrándome con psicofonías. Siempre he definido su programa radiofónico como "el mejor de todos los tiempos" así que disculpadme si ahora lo voy a echar mucho de menos.

Era un tipo especial. No sé en que año empecé a escucharle en aquel "turno de noche". Solo sé que hace mucho, tal vez doce o trece años. Desde entonces no me he perdido ningún programa y nunca le escuché hablar mal de nadie, insultar o decir un taco. Nunca lo necesitó. Su infinita curiosidad le había otorgado una capacidad cultural al alcance de muy pocos. Su programa era bueno de por sí. Estaba él, Juan Antonio Cebrián, encantado y feliz como una lombriz, tal vez el mejor comunicador de nuestro tiempo.

Juan Antonio, muchas gracias por estos años que nos has regalado. Solo soy uno de los amigos que has dejado y que nunca has conocido. Ojalá algún día, tengamos la oportunidad de devolverte solo parte de los que nos has dejado.

No hay comentarios:

ÚLTIMOS TWEETS