lunes, 9 de noviembre de 2009

Me he desenganchado.

Hacía mucho tiempo que decidía voluntariamente no ver un partido del Valencia. Ayer lo hice, y así, sin excusas. Mi padre iba a ver el partido en la tele y como muchas otras veces estaba previsto que fuese allí a acompañarle en la velada y ver juntos el partido. Pero le llamé, había tenido invitados a comer en casa y... no me apetecía. En su lugar vi una malísima película de terror, comí tarta de queso con arándanos y vi el resumen por la sexta. Habíamos ganado 3-1, sí, me alegré, pero no me arrepentí de la tarde de domingo que había disfrutado.

Así que, la cuestión es que me he desenganchado del equipo. Lógicamente, sigo siendo del Valencia, ya que esa es una enfermedad que no se cura pero me importa poco lo que pase en el club. Y es que no me gusta nada de lo que le rodea:

  • No me gusta que el público vuelva a ser el mismo de los años ochenta, que salía eufórico por empatar contra el Barcelona.
  • No me gusta que se aplauda a Albelda, el mayor traidor al valencianismo, adelantando incluso a Mijatovic.
  • No me gusta tener un Presidente puesto por no se sabe quien y que despide a mileuristas en pro de un plan de viabilidad que no se muestra en su salario.
  • No me gusta el hedor amiguista de los medios de comunicación valencianos.
  • No me gustan las interferencias en el trabajo de Fernando (el mejor fichador en los últimos años en el Valencia) y de Unai (el único entrenador que tenemos).
  • No me gusta que los únicos que han ido a la ampliación hayan sido los aficionados de a pié, siendo incapaces sus dirigentes de encontrar nuevos grandes accionistas.
  • No me gusta volver a ver a gente que es del Valencia... y del Barça (o Madrid). Ya hacía mucho tiempo que no se veía esto.
  • No me gusta leer que tendremos que vender a nuestras estrellas.
Poco a poco me estoy desenganchando. Tal vez no sea nada, tal vez sea solo un estado de ánimo que pasa tan pronto como un enfado o unas risas con los amigos. Así que a todos los que de vez en cuando leéis este blog, me dirijo para que me permitáis un tiempo con pocas apariciones. Ahora mismo, siento que no tengo nada que aportar, pero cuando me apetezca volveré a aparecer por aquí.

Amunt Valencia!

5 comentarios:

Juan Al dijo...

es que una tarat de queso con arándanos y las palmitas de Unai no hay punto de comparación

Lobo dijo...

A mi me pasa algo similar, no es que me haya desenganchado, pero me siento más indiferente. Y en tu caso será un estado de ánimo pasajero, no me cabe duda.

Voy a comentar tus puntos, que me parecen interesantes.

---> No me gusta que el público vuelva a ser el mismo de los años ochenta, que salía eufórico por empatar contra el Barcelona.

- Se veía venir hace tiempo, el equipo ha vuelto a la mediocridad, y la afición ya se conforma con lo que sea.

---> No me gusta que se aplauda a Albelda, el mayor traidor al valencianismo, adelantando incluso a Mijatovic.

- A mi tampoco, se me llevan los demonios cada vez que tengo que soportar aplausos a ese tipo, siento verdadera vergüenza ajena. Pero las cosas han llegado a un extremo en que los que no soportamos al denunciante nos tenemos que callar para no parecer antivalencianistas o algo así, a tal extremo está llegando la campaña pro-Albelda.

---> No me gusta tener un Presidente puesto por no se sabe quien y que despide a mileuristas en pro de un plan de viabilidad que no se muestra en su salario.

- Sí se sabe por quién, y yo por ahora prefiero esperar acontecimientos y ver si fructifica el trabajo. Pero el tiempo de carencia empieza a ser poco.

---> No me gusta el hedor amiguista de los medios de comunicación valencianos.

- Yo he reducido drásticamente mi ración diaria de prensa deportiva valenciana, y es algo que nunca había conseguido. Quizá por ahí venga mi indiferencia actual, porque no me enervo escuchando determinadas cosas y a determinados personajes infumables, y estoy seguro que le estoy haciendo mucho bien a mi salud.

---> No me gustan las interferencias en el trabajo de Fernando (el mejor fichador en los últimos años en el Valencia) y de Unai (el único entrenador que tenemos).

- Yo a Fernando le he criticado como casi todos, pero reconozco que ha hecho buenos fichajes, sobre todo con una relación calidad/precio inmejorable. Es cierto que si fuera por él no tendríamos a Banega, pero en el cómputo general merece un notable alto. Lo de Unai es distinto, de hecho creo que si no fuera por la injerencia de Llorente aún estaríamos jugando a la ruleta rusa.

---> No me gusta que los únicos que han ido a la ampliación hayan sido los aficionados de a pie, siendo incapaces sus dirigentes de encontrar nuevos grandes accionistas.

- Bueno, ya veremos en qué acaba todo esto, por ahora yo sigo esperando la democratización anunciada.

---> No me gusta volver a ver a gente que es del Valencia... y del Barça (o Madrid). Ya hacía mucho tiempo que no se veía esto.

- Bueno, yo creo que eso es anecdótico, en general cada uno es de un solo equipo, ser de dos es una pose. El que diga que es del Valencia y del Madrid es en realidad más madridista que otra cosa. Pero no creo que el valencianismo se pueda cambiar así como así.

---> No me gusta leer que tendremos que vender a nuestras estrellas.

- Pues en eso difiero. A mi me gustaría que supieramos vender a nuestras estrellas cuando valgan mucho y comprar a las futuras estrellas cuando valen menos. El día que volvamos a seguir esa política el Valencia irá de nuevo para arriba. Sin embargo, el querer mantener a toda costa a las estrellas nos está lastrando.

Valent dijo...

però burrot, tu que esperaves... es com si després de guanyar els nacionals hagueren deixat tot com estava abans de la guerra...

lo que no era normal era lo que estava passant... lo de les campanyetes per a col·locar a Ayala i Cañizares en el club son lo normal.

ara, a estes altures, te queixes de lo del estiu???.. però si es veia vindre "a la legua"...

tin en conte una cosa, al poble, quan li vens por, accepta qualsevol solució, per molt roina que siga, perquè li fa sentir-se segur, amb la vinguda del apocalipsis, la gent no pensa més enllà, en eixa situació qualsevol "mandamás" esta en disposició de vendre lo que siga, inclús guanyar un referèndum per a instaurar una dictadura si fa falta.

. dijo...

Valent, estic d'acord amb tú. Venent la ruïna ara la mediocritat ens sembla el paradis, pero ja vorem qüan perguen dos partits seguits qüan a l'estiu es desmantele de veres l'equip.

L'afició valenciana está visquent un estat de narcolepsia semblant al que viu la comunitat en els tenmes politics.

Qui administra l'anestesia sap molt be allò que esta fent, nosaltres som qui hem de dir que no volem dormir.

Aquesta situació desengatxa a qúalsevol, pero es es aixo precisament el que busquen, que els critics desapareguen per a governar sense donar explicacions

jagdo dijo...

Pero, ¿Hay que estar pitando todo el partido?
Creo que la misión del aficionado es animar al equipo durante los 90 minutos, luego en los medios que cada uno estime oportuno protestar y exigir.

ÚLTIMOS TWEETS