miércoles, 31 de julio de 2013

¡Somos el Valencia C.F. y hemos vuelto!


Hace pocos años, tras comer con un conocido periodista de Valencia, paseábamos por la Avenida Aragón, de nuestro Mestalla. Eran tiempos revueltos en el Valencia. David Albelda acababa de demandar al club y este periodista con el que andaba, había expresado en su medio opiniones contrarias a tal acto. Tal vez fuera el único de los grandes medios en decir claramente que se había equivocado. Al cruzar una esquina un potente (y caro) todoterreno se paró a nuestra altura. Desde dentro alguien a quien no reconocí en ese momento le hizo un gesto para que se acercará y entabló con él una conversación que pude escuchar perfectamente.
- No me gusta lo que has dicho sobre nosotros.
- Bueno... es mi opinión... lo que creo...
- Pues que sepas que yo también saludo a quien creo.

Dicho esto el coche salió haciendo patinar las ruedas de su vehículo. Le pregunté a mi amigo quien era ese gilipollas. Me contestó que era Alberto Toldrá.


 Hoy Toldrá está en el punto de mira del Valencianismo. Parece que con la perdida de la posición privilegiada en el club del que fue su amigo comedor de paellas Manuel Llorente, ha tratado de deteriorar la imagen pública de Amadeo Salvo. Para ello contaba con símbolos del Valencianismo como Albelda o Soldado, contaba con aliados en los medios de comunicación y contaba con los mas de cuarenta representados que tiene en Paterna. Sin embargo le ha salido el tiro por la culata. La fuerte posición negociadora de Salvo, muy al contrario, le ha revestido de un carisma que ningún otro Presidente tuvo en la historia reciente del club.

Desde la salida de Manuel Llorente, otrora llamado "gran gestor" y hoy mas reconocido como "el amiguísimo", los Toldrá se han enfrentado al club que no quiso renovar a Albelda, sacando al prometedor Chirivella del Valencia y liandola con la salida de Soldado.

Y hoy reconozco que los los representantes de Toldrado, quise decir Soldado, tienen derecho a cobrar esa comisión que reclaman si en realidad los anteriores gestores se la firmaron así. Manuel Llorente, quien entró al Valencia despidiendo a mileuristas, se ha marchado regalando los millones a sus mas cercanos colaboradores. Pero el Valencia tiene todo el derecho a sacar el máximo beneficio de la venta de sus activos; y las comisiones del contrato firmado hace un año escaso por Toldrado, quise decir Soldado, están encima de la mesa.

Somos el Valencia, hemos vuelto, juega o negocia con nosotros y perderás. Estoy ilusionado y convencido de que las victorias en los despachos, al final, se trasladarán al campo. Ya era hora que la silla Presidencial de Mestalla recobrará el orgullo de este gran club que no se deja sabotear, que no se deja chantajear y que vuelve con todo el potencial que merece.

!Amunt Valencia!



No hay comentarios:

ÚLTIMOS TWEETS